CULTURA,  SERIES

‘Years and Years’: El mundo que construimos

¿Os acordáis de cuando la política era aburrida?, pregunta uno de los personajes durante una cena familiar. Es 2027, aunque perfectamente podría ser un interrogante que formulásemos en la actualidad. Years and years muestra un futuro distópico pero a la vez tan cercano, tan reconocible y tan posible que consigue conmover y asustar al espectador. Esto es precisamente lo que la diferencia de otras ficciones distópicas como Black Mirror o El cuento de la criada: la posibilidad de que algo parecido ocurra en los próximos años.

La serie británica, creada por Rusell T. Davies (Doctor Who, A Very English Scandal) y disponible en HBO, refleja magistralmente en tan solo seis capítulos los cambios políticos, económicos, sociales, ambientales y tecnológicos que podrían producirse en el mundo durante los próximos 15 años. Cada capítulo transcurre en un año concreto, cuyos acontecimientos se narran a través de una familia de Manchester: los Lyons, «el corazón de la serie» según su creador.

La familia Lyons está formada por cuatro hermanos: Stephen, el mayor de todos, casado y con dos hijas; Daniel, homosexual y funcionario público que trabaja con refugiados; Edith, activista política; y Rosie, una madre soltera de dos niños y enferma de espina bífida. La matriarca del clan y nexo de unión de esta familia tan diversa es la abuela Muriel, una anciana sabia y con mucho carácter que nos deja algunos de los mejores momentos de la serie en forma de speech.

 

Ascenso de ideologías extremas

Years and Years‘ comienza con Vivienne Rook (Emma Thompson), una candidata política sin escrúpulos cuya carrera crece como la espuma. Sus inicios como tertuliana populista la llevan a alcanzar cotas insospechadas de popularidad en la sociedad británica, hasta el punto de fundar el Partido de las Cuatro Estrellas. Su mensaje patriótico, populista y plagado de convencionalismos despierta admiración y rechazo a partes iguales entre unos británicos hastiados y confundidos. Entre sus polémicas medidas destacan unas políticas migratorias muy restrictivas y la limitación del derecho al voto. En este clima de incertidumbre y temor, su popularidad no hace más que crecer, hasta el punto de llegar a ocupar el cargo de mayor relevancia del Gobierno británico.

Su perfil político es fácilmente reconocible en dirigentes actuales como Donald Trump, Boris Johnson o Matteo Salvini. El primero de ellos, Donald Trump, aparece en la serie de forma indirecta en un suceso que tiene lugar en el primer capítulo. Estados Unidos lanza una bomba nuclear sobre una isla artificial de China en el Pacífico. Esta acción causa miles de fallecidos, contaminación y radiación en la isla, además de provocar una crisis internacional que podría desembocar en una guerra nuclear.

La serie también tiene hueco para España y el movimiento independentista catalán. En el año 2027, tras la ‘Revolución de Enero’, Cataluña declara la independencia y un partido de extrema izquierda, ‘Nueva Esperanza’, gobierna en España. Entre sus primeras medidas está la aplicación de una dura política de repatriación por la que se expulsará del país a todos los que no dispongan de la nacionalidad. «Los extremos, a derecha e izquierda, acaban encontrándose en el medio»; en este caso, en la limitación de los derechos y libertades de los ciudadanos. 

 

Crisis de refugiados y políticas antimigratorias

La crisis de los refugiados es uno de los temas principales de la trama. En ella se plasma la huida de uno de los personajes de Ucrania por la ilegalización de la homosexualidad, penada con la muerte. Huye a Inglaterra, pero es deportado. En ese momento comienza su lucha por escapar y refugiarse en un país en régimen de asilo. Pero esto no será fácil. Las políticas antimigratorias se extienden por todo el mundo, hasta los países más democráticos y liberales comienzan a aplicarlas, restringiendo los derechos de los extranjeros, negándoles el asilo y obligándoles a vivir en una continua huida que provocará que muchos caigan en las redes de mafias que hacen negocio con sus esperanzas de escapar.

Pero, ¿escapar a dónde? El mundo se convierte en un lugar hostil en el que las deportaciones, el control gubernamental y las desapariciones son algo habitual. Los desaparecidos son destinados a Erstwhile. Lugar del que nadie habla, que nadie conoce, ni siquiera aparece en los buscadores de Internet. Los desaparecidos están aislados del exterior, no reciben atención médica y su alimentación es muy escasa. Vivienne Rook afirma que el gobierno se limita a dejar que la naturaleza siga su curso… Interpretad vosotros mismos.

 

Colapso bancario y crisis financiera

El sistema bancario colapsa y vuelve a producirse una crisis financiera mundial donde muchos pierden todos sus ahorros y muchas empresas se ven abocadas al cierre. Los clientes de los bancos se agolpan en las puertas de las oficinas para averiguar qué ha pasado con su dinero y tratar de recuperarlo, pero no lo consiguen. Entre la muchedumbre se encuentra Stephen, el mayor de los hermanos, quien ha perdido cerca de un millón de libras, todos sus ahorros y los de Celeste, su esposa.

La crisis provoca un empeoramiento de la precariedad laboral. Los trabajadores se ven obligados a pluriemplearse para conseguir un sueldo digno; a lo que se suman los despidos provocados por la constante mecanización del trabajo, que consiste en la sustitución de trabajadores por máquinas. Los avances tecnológicos permiten que estas máquinas realicen el trabajo humano de forma más rápida, eficiente y económica.

 

Inteligencia artificial y ‘transhumanismo’ 

La tecnología más avanzada está presente en la vida de los Lyons. Signore, que equivaldría a nuestra Alexa, es una más de la familia; con ella organizan sus frecuentes llamadas a cinco y consultan todo tipo de dudas. Hasta aquí es fácil identificarse con ellos, pero uno de ellos da un paso más. Bethany (Lydia West) quiere ser trashumana, quiere volcar su cerebro en la nube y existir más allá de lo corpóreo. El primer paso hacia su digitalización consiste en instalar un teléfono móvil en su mano. A través de un chip instalado en ella puede realizar y recibir llamadas. Pero esto no queda aquí, su afán por digitalizarse se consolida en una intervención financiada por el Gobierno en la que todo su cuerpo está sincronizado y conectado a la red, de forma que con su mente puede acceder a toda la información que desee sin la necesidad de un smartphone o de un ordenador, incluso hacer fotos con sus ojos o localizar la ubicación de cualquier persona de su agenda de contactos. El control es tan absoluto que roza el espionaje.

Las principales consecuencias negativas de estos avances tecnológicos se sitúan en el ámbito de la información, donde las fake news se multiplican sin control con la difusión de videos manipulados en los que se falsea la cara y la voz de cualquiera. En el mundo de la sobreinformación, esta nueva posibilidad aumenta -todavía más- la desinformación de los ciudadanos, con el consiguiente desconcierto sobre qué información es veraz y cuál no.

 

El discurso de la abuela Muriel

El mensaje de ‘Years and Years‘ se condensa a la perfección en el discurso de la matriarca de los Lyons del último episodio, cuando en una reunión familiar apela a la conciencia y responsabilidad de sus nietos y bisnietos afirmando que todos son culpables de lo que está sucediendo en el mundo.

«Todo esto es culpa vuestra. Todos somos responsables, cada uno de nosotros. Podemos sentarnos aquí, culpando a los demás. Culpando a la economía, a Europa, a la oposición, al clima y al vasto e incontrolable curso de la historia, como si no dependiera de nosotros, seres indefensos e insignificantes. Pero sigue siendo culpa nuestra».

Su discurso atraviesa la pantalla y llega directamente al espectador. Implora que reflexionemos sobre nuestro compromiso –o sobre la ausencia del mismo– con el mundo en el que vivimos. Nuestras acciones y omisiones tienen consecuencias y podrían ser parecidas a las que muestra esta ficción, por aterradoras que nos parezcan. Es una llamada a la responsabilidad, para que en el futuro, si de algo somos responsables, sea de haber mejorado el presente. Hagamos algo de lo que estar orgullosos

 

Fuente imágenes: HBO

Comparte este artículo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

2 Comentarios