federico_garcía_lorca
CULTURA,  LITERATURA

Federico García Lorca, leyenda de la literatura española

1898 fue un año complicado para España. La Guerra de Cuba finalizó con la pérdida de las últimas colonias españolas en ultramar. Pero no todo fue malo: el 5 de junio llegaba al mundo Federico García Lorca (Fuente Vaqueros, 1898 – Granada, 1936), célebre poeta y dramaturgo de la literatura española del siglo XX y miembro de la Generación del 27. Su vida acabó de forma prematura e injusta: lo fusilaron el año del comienzo de la Guerra Civil española con tan solo 38 años. Pese a ello, Lorca nos dejó un magnífico legado literario que traspasó fronteras y le convirtió en el poeta español más leído de todos los tiempos. Con motivo de la celebración de su 122º aniversario hacemos un repaso de su vida y de su trayectoria literaria.

 

Lorca nació en Fuente Vaqueros, un pequeño pueblo granadino, en 1898. Desde pequeño mostró una gran inquietud y una sensibilidad especial para las artes. La música fue su primera pasión. Tocaba el piano con maestría y su profesor le auguraba un futuro prometedor en París, tras cursar estudios superiores de Música. Algo que nunca llegó a suceder. Su carrera musical se vio truncada por los deseos de sus padres de que estudiase una carrera universitaria.

Lorca-tocando-el-piano

Federico García Lorca tocando el piano | Fuente: Fundación FGL

En 1915 Lorca se matriculó en Derecho y en Filosofía y Letras en la Universidad de Granada para contentar a sus padres. De su estancia universitaria destacaron los viajes por España que hizo con sus compañeros y el profesor Martín Domínguez de Berrueta. Estos viajes le inspiraron para escribir su primera obra, ‘Impresiones y Paisajes‘, publicada en 1918 y financiada por su padre. En aquella época, Lorca se reunía con sus amigos en el Café Alameda, más conocido como ‘El Rinconcillo, lugar de encuentro de los jóvenes intelectuales granadinos entre 1915 y 1929, donde realizaban tertulias literarias.

 

La Residencia de Estudiantes

Lorca, siguiendo la estela de otros jóvenes de ‘El Rinconcillo’, se trasladó a la Residencia de Estudiantes de Madrid en 1919. Su llegada coincidió con la pandemia de la gripe española. La Residencia era el epicentro cultural e intelectual de la época, por ella pasaron intelectuales de la talla de Marie Curie y Albert Einstein, quienes inspiraron enormemente a los residentes. En ella se gestó una célebre generación de científicos, escritores, pintores y músicos, entre los que destacó la Generación del 27, que reunía a escritores y poetas españoles que defendían una nueva forma de hacer literatura que, sin dejar de lado la tradición, estaba influenciada por corrientes vanguardistas como el surrealismo.

En la Residencia, Lorca se relacionó con Pedro Salinas, Dámaso AlonsoJorge Guillén, Gerardo Diego, Rafael Alberti, Salvador Dalí y Luis Buñuel, entre otros autores. Con los dos últimos, Dalí y Buñuel, forjó una profunda y sincera amistad que duraría varios años.

El maleficio de la mariposa’ (1920), su primera obra teatral, y Libro de poemas’ (1921) fueron dos de las obras que publicó durante su estancia en Madrid. En ellas ya se reflejaba ese juego de opuestos que caracterizó su obra: la vida y la muerte.

residencia-de-estudiantes-madrid-generacion-27

Federico García Lorca (centro), en la Residencia de Estudiantes de Madrid

 

Lorca y Dalí

De todas las amistades que forjó en la Residencia, la que mantuvo con Dalí fue la más intensa y especial. Durante años, se especuló sobre la posible existencia de una relación amorosa entre ambos. Finalmente, el propio Dalí definió su relación con Lorca como «un amor erótico y trágico, por el hecho de no poderlo compartir». En el plano profesional, fueron una inspiración mutua. Dalí animó a Lorca con la pintura, tanto que llegó a exponer sus obras en la Sala Dalmau de Barcelona; Lorca hizo lo propio con Dalí y las letras. Los viajes a Cadaqués marcaron profundamente a ambos y fueron el germen de ‘La oda a Salvador Dalí‘, un poema publicado en la Revista de Occidente que Lorca dedicó al artista catalán.

Federico_García_Lorca_y_Dalí

Federico García Lorca y Salvador Dalí en Cadaqués (1927)

La publicación de ‘Primer Romancero gitanoen 1928, una de las obras más conocidas de Lorca, supuso el fin de su relación de amistad con Dalí y Buñuel, debido a las duras críticas que ambos vertieron sobre la obra. Buñuel criticó su «falso surrealismo» y Dalí su unión a la «poesía vieja». Pese al gran éxito que tuvo la obra, publicada en la Revista de Occidente, Lorca se sumió en una gran crisis por el rechazo que le producía ser catalogado como ‘el poeta del gitanismo’. «Los gitanos son solo un tema. (..) El gitanismo me da un tono de incultura, falta de educación y de poeta salvaje», escribió. A las críticas de Buñuel y Dalí se sumó el estreno de ‘Un perro andaluz‘ (1929), una película de Buñuel en la que colaboró Dalí y con la que Lorca se dio por aludido. La ofensa provocó la ruptura definitiva de una amistad que durante años fue inseparable.

 

Un poeta en Nueva York

Los problemas con Dalí y Buñuel y la ruptura amorosa con el arquitecto Emilio Alandrén le sumieron en una gran crisis personal. Para cambiar de aires y animado por su amigo y profesor universitario, Fernando de los Ríos, decidió acompañar a este en su viaje a Nueva York. Lorca definió la ciudad como un lugar «de alambre y muerte» sobre la que caía una «ola de luciérnagas» y consideró que no había «nada más poético y terrible que la lucha de los rascacielos con el cielo que los cubre». Su estancia fue, en palabras del escritor, una de las experiencias más útiles de su vida. Esos nueve meses en América abrieron su horizonte vital y artístico. «El español que no ha estado en América no sabe qué es España», afirmó. Tras Nueva York visitó Cuba, donde quedó maravillado con su cultura y su música.

En 1931, coincidiendo con el inicio de la Segunda República (1931-1936), Lorca se conviertió en co-director del Grupo Teatral Universitario La Barraca. Su objetivo era acercar el teatro clásico, las obras del Siglo de Oro, a la España rural para culturizarla. ‘Las tierras de Alvargonzález’, de Antonio Machado y ‘Fuenteovejuna’, de Lope de Vega, fueron dos de sus adaptaciones. «El teatro es poesía que se sale del libro para hacerse humana», afirmaba.

Lorca-cartel-Barraca-Teatro-Universitario

Federico García Lorca vestido con el mono de La Barraca | Fuente: Fundación FGL

Durante 1931 comenzó a escribir ‘Bodas de Sangre‘ (1933), obra en la que narra una tragedia rural andaluza alternando el verso y la prosa. Lorca se inspiró en un suceso rural que tuvo lugar en el cortijo del Fraile (Níjar, Almería) en 1928. Con esta obra comenzó la trilogía rural lorquiana, compuesta también por ‘Yerma (1934) y ‘La casa de Bernarda Alba (1936). Dos años más tarde, en el verano de 1933, tuvo lugar el estreno teatral de ‘Bodas de sangre’ en Buenos Aires. Lorca viajó a la capital Argentina para estar presente en el estreno y quedó sorprendido de su gran popularidad al otro lado del charco. Por primera vez, fue consciente de la dimensión de su literatura.

 

El final de su vida

Lorca volvió a España en el verano de 1934. Por aquel entonces, la situación política era insostenible y la posibilidad de que se iniciase un conflicto armado era cada vez mayor. Con los años, la situación empeoró, la violencia crecía en Madrid y, tras el atentado contra José Calvo Sotelo, Lorca decidió volver a su tierra natal junto a su familia. Lo hizo rechazando la protección que México y Colombia le ofrecieron. Justo antes de partir, fue entrevistado por el diario El Sol. En la entrevista, definió Granada como «Una tierra del chavico donde se agita actualmente la peor burguesía de España», una opinión que pudo influir en su trágico final.

Lorca-Huerta-de-San-Vicente

Federico García Lorca en la Huerta de San Vicente | Fuente: Fundación FGL

Al llegar a Granada decidió alojarse en la casa de un amigo, el poeta Luis Rosales. Los hermanos de Rosales eran dirigentes de la Falange y consideró que sería un lugar seguro. Pero se equivocó. El 16 de agosto fue detenido por un grupo dirigido por Ramón Ruiz Alonso, ex diputado de la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas). Lorca fue acusado de ser «socialista y masón» y por realizar «prácticas de homosexualismo». Tras dos días de arresto, fue fusilado en la madrugada del 18 de agosto en la carretera que va de Viznar a Alcazar, conocida como ‘la carretera de la muerte’, a pocos kilómetros de Granada. Su cuerpo fue enterrado en una fosa común que no ha sido localizada. Su triste final guarda relación con el recogido en ‘Fábula y rueda de los tres amigos’, una especie de poema premonitorio incluido en su libro ‘Poeta en Nueva York‘.

 

El Ministerio del Tiempo

La serie española ‘El Ministerio del Tiempo‘ ha rendido su propio homenaje a Lorca. El final de ‘Bloody Mary Hour’, el tercer episodio de la cuarta temporada de la serie, recoge el encuentro entre Lorca y Camarón en 1979 en las cuevas del Sacromonte de Granada. Un encuentro que ya se anunció en uno de los capítulos de la primera temporada, en el que Lorca cuenta a Julián que ha soñado con los versos de ‘La leyenda del tiempo’. En este último episodio, Lorca escucha los versos de su poema en la voz de Camarón. «Ese es mi poema. Tanto tiempo después, España se acuerda de mí. Entonces he ganado yo, ellos no», afirma emocionado.

 

A Lorca, a quien lo que más le importaba era vivir, le arrebataron la vida demasiado pronto. Aquel 18 de agosto de 1936 moría un poeta brillante, pero nacía una leyenda de la literatura. Una leyenda del tiempo.

 

Comparte este artículo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Un comentario

  • Beatriz

    Gran legado el que nos dejó,
    Que bonito volver a recordar historias tan inspiradoras de personas que ya son leyenda,
    Muy buen artículo🙌🏼
    Gracias!🤗

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *